La Taquería

#PolíticaAPie: “En caída libre”

Comparte este artículo:

Como un paracaidista que ya quiere terminar su caída y jalar la cuerda para aterrizar, así esta Jaime Rodríguez Calderón, solo que esta cuerda es el 2021, año en el que termina su gestión como Gobernador de Nuevo León. Pero mientras ese año llega, el Gobernador definitivamente deja en claro que no sabía a lo que se enfrentaría al llegar al poder, porque una cosa es la campaña y otra muy diferente gobernar. 

Recuerdo con cierta nostalgia ese 2015 cuando veíamos a muchos ciudadanos apoyar el “1+” o el famoso “arre”, que ahora de nada sirve para defender la inoperante administración estatal. Aquellos tiempos donde el bronco la libraba con chistes y frases muy norteñas, quedaron atrás, tanto así que sus arrebatos lo han llevado a ser uno de los gobernadores peor evaluados del país, irónico, si recordamos que inicio su gestión con una alta aprobación, pero como dicen, se acabo el encanto y los resultados nunca llegaron.

Estamos en el 2019, cuatro años después de aquel histórico día en el que tuvimos al primer gobernador independiente, bueno, ahora lo que queremos es que ya se termine. Y que se termine por muchos motivos, entre ellos la falta de compromiso y los pobres resultados de su gestión, cabe resaltar, que el Bronco, es de los gobernadores con el menor porcentaje de efectividad en el cumplimiento de su plataforma de campaña. Aquellos días de campaña, insisto, quedaron muy atrás. Al día de hoy se quedo solo, los ciudadanos que con yanta ilusión depositaron su confianza en el, han sido testigos de como una a una cada promesa se la ha llevado el viento. Se convirtió en lo que juro destruir al “chapulinear” de su cargo y aspirar a la Presidencia de la República, donde además de echar mano de la nomina y uno que otro recurso estatal para forjar su candidatura, el bronco empezó muy mal este camino, con las polémicas firmas falsas, pena que sigue en pie y con altas probabilidades de consolidarse el delito electoral que le imputan.

Se fue, con reclamos, con desilusión por parte de los nuevoleonenses, a gritos y sombrerazos, y así como se fue, volvió. Volvió para encarar a los ciudadanos que ahora no le pedían que se fuera, le pedían que ya no volviera; sin embargo, el se puso el sombrero y siguió su camino en Nuevo León.

Sin duda El Bronco o el ingeniero Jaime, como le dicen los empleados del palacio de cantera, ve ahora el tiempo irse, con una oposición que ha hecho su papel, vetando las iniciativas del ejecutivo, encarándolo, presionándolo, haciendo que de un paso atrás en muchos casos. Ve el tiempo irse, con una ciudadanía que no le cree ni la hora, que esta decepcionada y que manchó la figura de los candidatos independientes para siempre. Ve el tiempo irse, con la delincuencia volviendo a tomar las calles, donde de recibir lo único bueno que Rodrigo Medina dejo, la Fuerza Civil, ahora en el 2019 se da el lujo de bajar su presupuesto y como consecuencia, el repunte en los hechos delictivos en todo el estado. Ve el tiempo pasar, con todo el circo que se ha vuelto la Agencia Estatal del Transporte (AET), donde ni él, ni Longoria pudieron darles a los ciudadanos el transporte publico que merecen. Ve el tiempo irse, muy rápido. 

Podemos decir muchas cosas de la administración, buenas o malas, pero da la impresión que El Bronco ya terminó, solo debe de cuidar que Manuel González y su equipo no lastimen más su imagen, ni su administración, porque una más y electoralmente y políticamente todo este Gobierno Independiente no sobrevivirá. El Gobernador esta en caída libre, y solo el 2021 podrá ayudarlo.

PD. Ojala tuviéramos la suerte y la habilidad de la suegra de Jaime Rodríguez Calderón, para recibir lo que merecemos y como ciudadanos queremos para Nuevo León, vaya habilidad Doña Tere, vaya habilidad.