La Taquería

Análisis del acuerdo Mercosur-Europa

Comparte este artículo:

Después de años de estancamiento el Mercosur ha revivido, el bloque comercial integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela (actualmente suspendido) llegó a un histórico acuerdo con la Unión Europea durante la Cumbre del G-20 en Japón. 

Lo de revivir no es para menos, tras la caída de la marea rosa en Sudamérica y la incertidumbre de los mercados financieros, el Mercosur experimento una debacle que llevo a que los propios países miembros redujeran las transacciones entre ellos mismos, así como la penosa suspensión de Venezuela tras el desastre del proyecto bolivariano que obligó a Uruguay a no cederle la presidencia pro témpore. El Mercosur estaba, decían, próxima a su resquebrajamiento.

Pero el nuevo acuerdo le da nuevo aire al proyecto de integración, el hecho de contar ahora con un tratado comercial con su símil europeo muestra una imagen renovada, da el mensaje que la integración sigue siendo viable y traerá beneficios para estos países no solo en el terreno económico-comercial, también en el político (para los jefes de Estado en turno y sus partidos).

Respecto a lo primero, la evidencia internacional demuestra que cuando un país en desarrollo firma un acuerdo con la Unión Europea, en el período posterior se registra un fuerte incremento en los flujos de inversión extranjera directa, como fue el caso de México tras la aprobación del TLCUEM. En este caso, la creación de un mercado de 770 millones de personas que conforman los países de ambos bloques crea una alta expectativa para los inversores sobre tierras sudamericanas. 

Así mismo, tanto argentinos, brasileños, paraguayos y uruguayos verán beneficiadas sus exportaciones minerales y del sector agropecuario, principales productos de la región para el mercado europeo, haciendo hincapié en el cárnico. 

Por el lado político, Argentina y Uruguay vivirán procesos electorales para la presidencia en este año y la bandera del acuerdo será ondeada por los negociadores durante toda la campaña.

Macri, presidente de Argentina y actual presidente pro temporé del Mercosur venderá al máximo su liderazgo internacional en la negociación, el mensaje del liberalismo económico logrado con el acuerdo y las posibilidades que tendrá la población con este, en contraste al pasado cerrado y localista del kirchnerismo. 

En Uruguay, Tabaré Vásquez no disfrutaría beneficio político salvo para alguna medición de popularidad, pues se auto descartó para una eventual reelección, sin embargo, a su partido el Frente Amplio le viene bien este suceso histórico para sacudirse el desgaste de 14 años en el gobierno y presentar una imagen de apertura al mundo (una demanda que ha ganado terreno sobre todo en los jóvenes), internamente los moderados se verán beneficiados y podrían tener mano para elegir candidato oficial. 

Para Brasil es una muestra de que Bolsonaro va fuerte en su proyecto de reformar todo lo que hizo el PT durante su estadía en el Palacio del Altiplano, sobretodo en el modelo económico, apostando a una mayor exposición al libre mercado. 

Cabe destacar que si bien el acuerdo ha sido firmado por las partes, aún falta la aprobación legislativa en cada país involucrado, los resultados políticos serán inmediatos, los económicos podrían tardar un tiempo.

Abner Reyna Salas
Acerca de Abner Reyna Salas
Estudiante de Rel. Internacionales, Gobierno y Transformación Pública en el Tec de Mty. Analista Político por la UNAM. Estudios de Globalización por la U Central de Chile.