Internacional, Noticia

Panorama lúgubre ante elecciones guatemaltecas

Comparte este artículo:

Después de una controvertida campaña electoral, los contendientes a la presidencia guatemalteca Salma Torres y Alejandro Giammattei lograron imponerse en la primera vuelta con un 25.7% y 13.8% respectivamente. No obstante, ninguno llegó al 50% necesario, por lo que pasaran a una segunda vuelta que se llevara a cabo hasta el 11 de agosto. 

Las elecciones llegan en un momento de incertidumbre y presión para el país centroamericano. Entre pobreza, la crisis migratoria y la inestabilidad institucional producto del gobierno de Jimmy Morales, los comicios reflejan un profundo malestar de la población con el rumbo del país. Por un lado, la suma de votos en blanco y votos nulos es mayor a la cantidad de votos que recibió Giammattei; al mismo tiempo, el “antivoto”, la hostilidad contra algún candidato en particular, ronda en el 49% hacia Torres.

Salma Torres fue primera dama de Guatemala durante la administración de Álvaro Colom (2008-2011). No obstante, al divorciarse de él buscó postularse (sin éxito) a la presidencia. La razón de este primer fracaso fue por la existencia de una ley que no permite a familiares directos al presidente en turno a postularse.  En esta ocasión, se postula por el partido centro-izquierdista Unión Nacional de la Esperanza, llevando así una agenda populista con iniciativas de asistencia social. Sin embargo, desde que la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) buscó investigarla por financiamiento ilícito cometido en su campaña presidencial del 2015, su candidatura ha estado envuelta en el escándalo.

Por otra parte, Alejandro Giammattei es un férreo oponente de la Cicig, al argumentar que la necesidad de tener una fiscalía independiente impulsada por la ONU en Guatemala ha llegado a su fin. De hecho, impulsa una rígida agenda pro-militar de centro-derecha de parte del partido Vamos (fundado en 2017 por él mismo) tras tres intentos fallidos para llegar a la presidencia. De esta manera, se pone del lado de iniciativas como la del actual presidente Morales, que ordenó a la Cicig a cerrar sus puertas para septiembre de este año, inclusive cuando su trabajo llevó al encarcelamiento del ex-presidente, Otto Pérez Molina, en 2015.

(Fuente: BBC News)

Avatar
Acerca de Diego Zermeño Sánchez
Originario de Monterrey, México, es un estudiante de la Licenciatura de Relaciones Internacionales en el ITESM comprometido con la democracia, el pluralismo y el buen debate.