La Taquería

¡Baja 5 kilos en una semana!… Y 3 meses después, ¿qué paso?

Comparte este artículo:

Existen muchísimas ¨dietas¨ (en realidad se definen como régimen alimenticio) en las redes sociales, internet o que platican entre sus amistades en las que muchos nos sometemos con el fin de llegar a un ¨peso deseado¨ de una manera rápida. Me pareció muy importante explicarles cuales son los efectos de algunas de estas dietas para que tengan más información antes de someterse a estos regímenes alimenticios.  

¿Qué pasa con las famosas dietas que anuncian por todos lados después de 1, 2, ó 3 meses post régimen? El temido, pero inevitable rebote. El efecto rebote se define como el aumento del peso que se bajó durante el régimen alimenticio más 30% de peso extra en la mitad del tiempo que duro este régimen. 

Cuando tienen estas características hay que tener cuidado:

  1. Prometen resultados muy dramáticos
  2. Son a corto plazo (1-3 meses) 
  3. Invitan consumo de productos especiales (suplementación específica de vitaminas, minerales, proteínas, etc.) 
  4. Consumo excesivo de ¨superfoods¨ (kale, aguacate, açai, etc.) 
  5. No son saludables (prohíben el ejercicio, te dicen que es normal que te duela la cabeza, etc.) 

Les voy a explicar algunos de los efectos de estas dietas, que me ha tocado escuchar muchísimo: 

Las famosas détox, se refiere a una dieta de entre 3 a 10 días que consiste en el consumo de jugos hechos con vegetales y frutas. Su objetivo, según los medios, es la facilitación de eliminación de toxinas y la pedida de peso. La realidad es que, los jugos aumentan el consumo de azúcar simple en la dieta y eliminan la fibra de la fruta.

No se ha demostrado que algún alimento en específico pueda desintoxicar el organismo. Nuestro cuerpo ya tiene órganos que se encargan de esto y son: el hígado, los riñones, el tracto gastrointestinal, los pulmones y la piel. Ellos se encargan de la extracción de sustancias ¨toxicas¨ guiadas principalmente por acciones enzimáticas.  Si estos no te funcionan estarías en el hospital.  

Lo que se sugiere es consumir alimentos que ayuden a los órganos que se encargan de desintoxicar a que tengan un funcionamiento óptimo consumiendo una dieta balanceada que contenga antioxidantes, polifenoles, fitonutrientes, fibra, grasas monoinsaturadas  y proteínas y evitar el consumo de alcohol, cigarro y drogas.

Las dietas que constan de una muy reducida cantidad de calorías (dietas de menos de 1200- 800 kcal). Nuestro control de ingesta de alimentos y saciedad están guiados por los genes ahorradores, los cuales buscan evitar la pérdida de peso a toda costa ya que en los tiempos de nuestros antepasados, ellos sufrían periodos de escasez de alimentos. Es por esto que cuando pones en estrés de restricción de alimentos a tu cuerpo, este se resiste y ocasiona los siguientes efectos:

  1. Se pierde el glucógeno muscular (glucosa que se guarda en músculo) y líquido (por cada molécula de glucógeno muscular se pierden 4 moléculas de líquido).  
  2. Se comienzan a romper las fibras musculares a aminoácidos para utilizarlos como energía.
  3. La masa muscular aumenta el gasto energético, entonces baja la masa muscular y baja la tasa metabólica (el número de kcal que requerimos para sobrevivir).

El resultado de estas dietas lleva a una disminución de tasa metabólica por perdida de músculo. Es decir, tu cuerpo necesita menos calorías que antes para mantenerse funcionando; el cuerpo se queda en “modo ahorrador”  es decir, se queda al pendiente en caso de otra época de “escasez”. Aumenta el porcentaje de grasa, hay un grado de deshidratación y más antojo por los mecanismos hipotalámicos del apetito.  Es muy importante que recuerden que estas dietas NO son sostenibles y no te van a ayudar a cambiar tu alimentación, ni tu peso de manera permanente. 

También hay dietas en las que se elimina algún macronutriente (grasa, proteína o hidratos de carbono). Comúnmente los hidratos de carbono (cetogenica), estas dietas tienen respaldo científico y son tratamiento para algunos tipos de padecimientos. PERO, es importante recalcar que esta dieta NO se le puede dar a cualquiera, un profesional de salud tiene que analizar al paciente y ver si le va a ayudar o perjudicar. Son dietas agresivas y otra vez, no sostenibles. 

En conclusión, les recomiendo hacer cambios pequeños en su estilo de vida y su alimentación para tener resultados sostenibles a largo plazo como, introducir vegetales a la dieta, hacer ejercicio, mantenerte activo. Y lo más importante es verificar que todo lo que hagas o leas tenga fundamentación científica y que esté respaldada por personas u organizaciones con las certificaciones y cedulas competentes en el tema para evitar hacerle daño a tu salud. Al igual que recordar que todos tenemos un metabolismo diferente y la alimentación siempre debe de ser PERSONALIZADA. 

Polett Von Nacher
Acerca de Polett Von Nacher
Egresada en Licenciatura en nutrición de la Universidad de Monterrey. Da consulta privada en nutrición clinica, deportiva, y para diferentes etapas de la vida. También es Propietaria de la academia Vonnacher Taekwondo ,Vía Cordillera, donde es Maestra de Taekwondo cinta negra 4to Dan. Fue seleccionada desde el 2004 al 2009 en el equipo de combate Taekwondo en representación estatal y regional donde fue ganadora del primer lugar en ambas representaciones.