Internacional, Noticia

Reinician protestas en Sudán; Junta Militar reconoció atropellos a derechos humanos

Comparte este artículo:

Después de que el Consejo Militar de Transición (TMC, por sus siglas en inglés) reconoció que hubo abusos por parte de la autoridad durante las protestas civiles en Sudán, una multitud de cientas de personas ha vuelto a reunirse en la capital sudanesa, Jartum.

El reconocimiento por parte del TMC llevó a la detención de un número sin especificar de agentes del Estado, que fueron parte de una táctica de dispersión por parte del gobierno para terminar con las protestas, especificado así por el vocero del Consejo, Shams al-Din Kabashi. Reconoció que “algunos errores se cometieron” y que aún así la TMC cree que “la mayoría del consejo soberano deberían ser militares y que el liderazgo debe ser militar.”

Van 12 días desde el inicio de la violencia en las protestas en Sudán; al día de hoy, las cifras reales de personas fallecidas o heridas es incierto. De acuerdo al ministerio de salud sudanés, 61 muertos es la cifra oficial. No obstante, doctores y testigos reportan que múltiples cadáveres fueron tirados al Río Nilo y que hay decenas de personas que fueron violadas por grupos paramilitares. También, la desinformación entre la población sudanesa abunda gracias al embargo gubernamental contra el internet, efectivamente obligando a los manifestantes a organizarse mediante SMS y comunicación de boca a boca.

También existe el miedo que hayan más crímenes de lesa humanidad sucediendo en otras partes del país: la ONU confirmó que 17 personas murieron y más de 100 casas fueron quemadas en la aldea de Deleij, en la región de Darfur.

De hecho, esta misma región fue la que vivió un conflicto clasificado como genocidio por numerosos organismos internacionales en el 2003, dentro de los cuáles la ONU y la Corte Penal Internacional (CPI) fueron los más activos para contrarrestar o mínimo mitigar las violaciones a derechos humanos cometidas por el estado sudanés, en ese momento comandado por Omar al-Bashir. Fue en abril de este año que al-Bashir fue depuesto en un golpe de estado y recientemente imputado por corrupción después de casi 30 años en el poder; no obstante, el fin de su régimen no tuvo efecto en el status quo y mantuvo un gobierno militar a pesar de las manifestaciones por la población y la oposición política, que exigen un gobierno civil.

Con el reinicio de protestas, el futuro de Sudán y de su tipo de gobierno se mantiene incierto: el gobierno militar ha recibido tres mil millones de dólares de parte de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos como señal de apoyo. No obstante, la Unión Africana, ONGs como Amnistía Internacional y países como Etiopía y los EE.UU piden un cese al fuego y que se prepare una comisión independiente que investigue los atropellos a derechos humanos. Asimismo, llaman a que comience otro diálogo con mediación legítima para permitir una transición de régimen militar a civil.

(Fuente: The Guardian)

Avatar
Acerca de Diego Zermeño Sánchez
Originario de Monterrey, México, es un estudiante de la Licenciatura de Relaciones Internacionales en el ITESM comprometido con la democracia, el pluralismo y el buen debate.