La Taquería

#ElNidoDelGavilán: “El uniforme neutro: El machismo en falda”

Comparte este artículo:

En los pasados días, Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la capital de la República, en un evento con el secretario de Educación federal, Esteban Moctezuma, presentó la idea de tener un uniforme neutro en las escuelas de la Ciudad, buscando una igualdad de género entre niñas y niños.

Sostuvo: “Quedaron atrás las épocas en donde las niñas tenían que traer falda y los niños pantalón, eso ya pasó a la historia, ahora los niños pueden traer falda si quieren y las niñas pantalón, si quieren”.

Desafortunadamente, la noticia hizo eco en el recalcitrante machismo de la sociedad mexicana. En lugar de reportar la nota tal y como Sheinbaum lo sostuvo, la gran parte de los medios sacaron el encabezado “Los niños podrán usar falda en las escuelas de la CDMX”, que en parte era verdad, pero que la real intención era denostar la idea de Sheinbaum insinuando la injerencia de la “ideología de género” en la decisión.

Peor aún, algunas voces acusaron a la Jefa de Gobierno de querer volver homosexuales a los niños… Tan machista es nuestra sociedad, que no solo tergiversaron el mensaje, aprovecharon para mandar un mensaje de odio a todo lo que pudiera estar vinculada a la comunidad LGBT -que ni estaba metida en la discusión, demostraron lo torcida que tienen la mente por pensar que una falda hace cambiar la preferencia sexual de alguien y lo más importante, se olvidaron que el grupo favorecido de la medida eran las niñas.

De este modo, no solo volvieron a invisibilizar a las niñas en su derecho de usar más prendas en las escuelas, sino que el machismo centró el caso en los niños… Es más importante que un niño NO use falda a que la niña no use falda.

Para rematar, salió la SEP a retractarse, a dar mensajes contradictorios y olvidarse de la falda en niños, agravando la situación pues deja en la ambigüedad el tema y se doblega ante la prensa conservadora.

Más allá de que si un niño va o no con falda a una escuela, esta polémica nos recordó el machismo recalcitrante en la sociedad y a los melancólicos de los roles de género.

Lo dicho, dicho está.