La Taquería

#ElNidoDelGavilán: “Fifí: ser o no ser, parte 2”

Comparte este artículo:

Hace un par de semanas abordaba el concepto de “fifí”, una de las palabras favoritas del presidente. Como resaltaba, en la lógica política de Andrés Manuel, ellos representan el -mal- y enemigos del pueblo -y de él., en específico al Periódico Reforma, actual némesis del Presidente.

En la columna pasada me concentré en los fifís de clase alta, la élite. Sin embargo, tras comentarios en este espacio, es importante señalar que los fifís también incluyen a las clases media aspiraciones, buena parte de la permanencia de las élites se fundamenta en que hacen creer que tienen un modo de vida deseable a los que no pertenecen a su entorno. Dicho así, se puede ser fifí sin ser rico, es parte de un aspiracionismo burgués.

También cuando Andrés Manuel habla de los explotadores del pueblo, inteligentemente ataca a los políticos por su nombre y no así a los empresarios. Ya alguna vez ha dicho que Marx se equivocó al no incluir a la corrupción como variable en sus análisis y es que da a entender que al parecer existen explotadores buenos, olvidando de tajo conceptos básicos de la izquierda.

Un ejemplo de esto es tener a uno de los hombres más ricos del país como Alfonso Romo en su oficina de Presidencia. Una persona que pudiera tener todos los agravantes para tener la etiqueta de fifí y de machuchón, nombre que da AMLO a los poderosos políticos y empresarios de la “Mafia del poder”.

Hace un par de días, la palabra regresó debido a la marcha del domingo pasado catalogada como “marcha fifí” por algunos sectores cercanos al Presidente y su partido dado que algunos líderes de Chalecos México y aliados están alineados a movimientos de derecha. No obstante, simplificar la marcha como una acción de “reaccionarios” es subestimar y minimizar el derecho a la manifestación pública. La marcha es señal de una oposición que quiere reconstruirse.

Por increíble que parezca, una paradoja del discurso andresmanuelista es que uno de los programas insignias de la 4T “Jóvenes Construyendo el Futuro” es una política abiertamente de derecha pues subsidia con mano de obra barata a los empleadores, lo cuales pueden ser abiertamente fifís.

La narrativa que en poco menos de 6 meses de gobierno que lleva AMLO se ha construido con los años y sin duda su persona está atada a ese personaje que ha construido para sí. 

A algunos molesta el que el Presidente ponga etiquetas y señale, sin duda es cuestionable, pero es bueno quitarse las máscaras de “independencia” y “ciudadano” y reconocer las posturas ideológicas.

Lo dicho, dicho está.