La Taquería

La Ultraderecha de Regreso

Comparte este artículo:

Definitivamente la derecha en el poder no es novedad para la historia ni para la política. Lo hemos visto, múltiples veces detrás de un podio, ejerciendo su poder ejecutivo. El más memorable sin duda, se puede decir que ocurrio a mediados del siglo XX, con un icónico bigote en medio del labio y un inolvidable odio por los judíos.

A pesar de que este movimiento se disminuye drásticamente a principios del siglo XXI, recientemente ha tomado más fuerza. Con la elección del ahora presidente Donald J. Trump, el movimiento de la derecha alternativa ha resurgido.

Pero, ¿qué es la alternativa derecha (alt-right)? Este es un movimiento caracterizado por ser el extremo de la derecha. Una ideología no fija que solo se enfoca en promulgar el odio a las minorías, a los inmigrantes, a los discapacitados, y a todo aquello que no se conforme por heterosexual, saludable, nacionalista, hombre, blanco, y cisgénero. Es una justificación para el odio del mundo, y con las elecciones estadounidenses del 2016, este chiste de ideología impulsada por el odio, ha vuelto a resurgir y más fuerte que nunca.

Estadísticas reflejan que desde que asumió al poder ejecutivo, el crimen impulsado por el odio ha rápidamente a crecido. Desde el 2016, un reportaje por el FBI reveló que para el 2017, el crimen de odio en EUA tuvo un alarmante 17% de crecimiento de incidentes.

No solo esto esta causando inflamaciones de odio de manera nacional, sino que se expandió la popularidad de la alternativa derecha a nivel internacional. Las elecciones del 2018 en Brasil, reflejaron una historia muy similar a las de Estados Unidos. Pues el candidato Jair Bolsonaro, ascendió al poder con un porcentaje de 55.7% de la preferencia electoral y una campaña presidencial basada en odio, discriminación y discursos de opresión hacia minorías. Abiertamente expresando ideas machistas, homofóbicas, transfobicas, racistas, entre muchas más opiniones controversiales.

¿Y qué tiene de malo, si son más que solo sus comentarios? Pues sí, es malo. Porque esas ideas se terminan convirtiendo en discursos que abiertamente invitan a la normalización del odio. De tolar lo intolerante. El tener este tipo de pensamientos en el poder ejecutivo de un país, solo permite el acceso a que la opresión sistemática que existe en contra de las minorías, se note más. Y, peor aún, se acepte.

El populismo que ésta ha ganado este chiste de ideología solo es un reflejo que verdaderamente no hemos aprendido nada como sociedad, acerca de lo que pasa cuando ciegamente separamos palabras, de promesas, de partidos y de candidatos. De como, hay infinitos paralelos entre el exterminar judíos, y el presidente de los Estados Unidos, de Brasil y de hasta Rusia.

La historia se está repitiendo, los discursos de odio propagan los medios, las minorías son asesinadas constantemente, hay agresiones sistemáticas que despojan de derechos humanos a civiles inocentes, y no hemos aprendido nada desde la última vez que 6 millones de personas murieron por tener a una ultraderecha en el poder.