Internacional, Noticia

Trump ahora presiona al Congreso estadounidense sobre tema migratorio

Comparte este artículo:

Donald Trump repite hoy, una vez más, su amenaza de cerrar la frontera, aunque esta vez se refirió a “vastas secciones de la frontera”, en caso de que el Congreso no implemente leyes de migración adecuadas.

A través de Twitter, el presidente norteamericano pidió al Congreso de su país eliminar “inmediatamente las lagunas” en el sistema de migración.

El problema migratorio es visto por Trump de distintas maneras, tal vez dependiendo de su humor, pues ayer dijo que estaba cien por ciento listo para cerrar la frontera y frenar así el flujo de migrantes, pese a que era consciente del daño económico, pues según él, la seguridad estaba por encima de todo.

Sin embargo, más tarde la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders matizó estas declaraciones al reconocer que México estaba siendo más responsable para lidiar con la inmigración ilegal, y esperaba que esa actitud se mantuviera “para que no nos veamos obligados a tomar medidas drásticas, como cerrar los puertos de entrada en nuestra frontera”.

Mientras tanto, este martes el canciller mexicano, Marcelo Ebrard aseguró que Mike Pompeo le ha dicho que su gobierno no piensa cerrar puntos en la frontera.

La amenaza de cerrar la frontera que, en 2018 movió unos 612 mil millones de dólares le ha valido a Trump advertencias hasta de sus afines.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, ha dicho que sí hay una crisis en la frontera, pero cerrar la frontera “tendría un impacto potencialmente catastrófico”.

La Cámara de Comercio estadounidense advirtió que la medida sería una “debacle asegurada”, pues hay cinco millones de empleos que dependen del comercio con México.

El consejero económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow dijo que están estudiando la forma en que un eventual cierre no tenga un perjuicio económico, como “dejar abiertos los carriles de carga”.

Por lo pronto en los puertos fronterizos se están registrando enormes filas para ingresar a Estados Unidos que van de tres a ocho horas de retraso.

A lo que este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador que ha rehuido a tocar con el pétalo de una recriminación las amenazas de Trump, minimizó las pérdidas por la lentitud en los cruces al asegurar que: “No es significativa, no hay problemas graves, no hay”.

(Con información El Mañanero Diario)