Internacional, Noticia

Proponer mediación para la crisis de Venezuela es “ridículo”: Almagro

Comparte este artículo:

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, se mostró opuesto a la idea de una mediación internacional que alivie la crisis política en Venezuela. “La mediación es un concepto extraño en este caso. De lo más ridículo que podemos ver en este caso es el ofrecimiento de mediación. Esto no es un diálogo entre dos partes, es una redemocratización de un país“, sostuvo.

Almagro también rechazó la idea de que el régimen chavista organice nuevos comicios. “Pedirle elecciones a Maduro definitivamente no es el mejor camino para reestablecer la democracia en el país. Ya sabemos cómo son las elecciones que hace el madurismo, por algo ya las tuvimos que anular”, indicó, señalando que un proceso electoral sería “muy distinto” si es organizado por un gobierno transitorio de la oposición, ya que “solo Guaidó puede ofrecer garantías” de transparencia y legitimidad.

El secretario general de la OEA hizo estas declaraciones junto a Carlos Vecchio, embajador designado por Juan Guaidó en EEUU, que destacó que la principal misión de la oposición es terminar con el régimen de Nicolás Maduro y convocar a elecciones libres “lo más pronto posible”, para lo cual destacó la importancia del apoyo internacional para presionar por la salida del chavismo.

“Tengo clara nuestra misión. Venimos con una prioridad: coordinar el esfuerzo internacional para alcanzar la agenda establecida, de tres puntos: que cese la usurpación de Nicolás Maduro; avanzar a la democracia con un gobierno de transición; y llamar a elecciones libres y transparentes lo más pronto posible”, indicó Vecchio en conferencia de prensa.

El diplomático designado por Juan Guaidó, solicitó la ayuda del resto de países para cercar al régimen de Maduro: “No podemos solos. Esta es una lucha entre democracia y dictadura. Entre la dictadura de Maduro y el mundo libre”. Con respecto a las acusaciones de injerencismo que pesan sobre la Casa Blanca, primer gobierno que reconoció a Guaidó como mandatario de Venezuela, destacó que la oposición tiene “una agenda que va mucho más allá de Estados Unidos“.

Además, destacó la violenta represión desatada por el chavismo en los últimos días, con la muerte de 60 personas en la última semana.