Nacional, Noticia

Por la cancelación del NAIM se actúa para dar certidumbre: Mario Delgado

Comparte este artículo:

La fracción parlamentaria del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en la Cámara de Diputados, hizo extensiva la llamada “operación cicatriz“, aplicada para limar asperezas con el sector empresarial, después de la aplicación de la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto y la determinación de cancelar ese proyecto en Texcoco.

El coordinador parlamentarioMario Delgado, insistió en que el gobierno electo y los legisladores morenistas están actuando en conjunto, para emprender acciones que den certeza y confianza a los inversionistas.

Al presentar una lista de 10 acciones puestas en marcha después del 1 de julio, el congresista indicó que se tenían previstos los efectos de la cancelación del Nuevo Aeropuerto, decisión que insistió, es como una “medicina  amarga” que a la larga, permitirá acabar con la corrupción.

“El gobierno electo junto con la fracción parlamentaria y de los aliados de la coalición Juntos Haremos Historia, hemos actuado con responsabilidad para generar factores de incertidumbre e incentivar la inversión y el desarrollo económico”, dijo.

Para ello, abundó, se ha hecho el acompañamiento al gobierno saliente, en la negociación del nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá,  lo que está cerrando un capítulo el capítulo de la eventual cancelación del Tratado de Libre Comercio (TLC), que había desatado incertidumbre.

También se mantiene diálogo permanente con los empresarios; el Presidente electo hizo la gira del agradecimiento, donde hizo compromisos de inversión con los gobernadores.

Se impulsa el diálogo para construir la paz y combatir el delito; se promueven medidas para terminar con la corrupción, como la eliminación del fuero.

Se presentará un paquete económico para 2018, que garantizará estabilidad, frenará el endeudamiento, mantendrá el equilibrio macroeconómico, no prevé déficit, y contempla un incremento en la inversión pública y social para reactivar el mercado interno, ofreció.

En el caso de los contratistas del Nuevo Aeropuerto, dijo, ha iniciado el diálogo con ellos, a fin de contemplar en el Presupuesto de Egresos 2019,  recursos para pagar cancelaciones y garantizar que nadie perderá dinero.

Aseveró que las empresas tenedoras de bonos por seis mil millones de dólares, tienen sus rendimientos garantizados; y los tenedores de fibra también cuentan con mecanismos para asegurar ganancias en caso de cancelación u otras contingencias.

El Mensaje inversionistas a los inversionistas es, dijo, que todas las decisiones tienen costos, y en el caso de la terminal aérea en Texcoco, cuya cancelación se ha decidido, el impacto será de corto plazo y temporal, pero necesario. Es una “medicina amarga para el cáncer de corrupción”, remarcó.