La Taquería

Bono Demográfico: Última Oportunidad

Comparte este artículo:

Según datos del INEGI, México es un país de jóvenes, donde la edad promedio es de 27 años. Esta realidad social nos permite actualmente tener una gran oferta en mano de obra disponible, siendo el 7mo país con más egresados en carreras técnicas e ingenierías listos para trabajar en las distintas industrias que han florecido en nuestro país gracias a la inversión extranjera y las nuevas tecnologías. 

Este bono demográfico no lo volveremos a ver de manera natural en el futuro de México, actualmente crecemos aproximadamente 1.2% al año en población muy distinto a lo que teníamos en los 70s con poco más del 3% anual antes que se decidieran implementar los primeros programas de planeación familiar “Familia Chica Vive Mejor”. La ventaja del bono demográfico es que empuja a un crecimiento natural del PIB por la cantidad adicional de gente consumiendo y trabajando convirtiéndose población económicamente activa. 

Curiosamente el crecimiento económico de México en los últimos 20 años ha rondado alrededor del 2%, no muy alejado del crecimiento demográfico, pero no debemos fijarnos tanto en la medida de crecimiento del PIB, sino en distintos indicadores de desigualdad, poder adquisitivo y calidad de vida relacionados con cuestiones más complejas como el tipo de cambio, la inflación y cuestiones externas. 

Lo que si es cierto, es que no hemos sabido aprovechar este bono demográfico, es bueno que se generen empleos gracias a la inversión extranjera, pero debemos buscar que nuestra generación tenga incentivos para emprender e innovar para desarrollar la industria mexicana, diversificar el comercio y no ser un número más en la estadística, porque no podremos ser mano de obra barata para siempre si aspiramos a convertirnos en un país plenamente desarrollado, con salarios y condiciones de vida dignas.