La Taquería

No es lo mismo ser oposición a ejercer el poder como gobierno

Comparte este artículo:

Morena está sintiendo la presión de ejercer el poder con la realidad de no cumplir al 100% sus promesas.

A casi 3 meses del 1 de julio, ya con el cambio en el Congreso de la Unión, lo que estamos viendo es un adelanto en el cambio de poderes. Enrique Peña Nieto ha desaparecido desde que dio su último informe de gobierno, si no es que había desaparecido ya, opacado por la figura de López Obrador. 

Hoy prácticamente todos en México ven a Morena y a AMLO como el gobierno en funciones. Esto se potencia más con el cambio en el Congreso de la Unión, donde Morena y sus aliados tienen un control casi absoluto. 

Pero no es lo mismo prometer que ejercer el poder y cumplir los compromisos. El nuevo gobierno y su congreso se han enfrentado a distintas realidades, haciéndoles ver que no será fácil conseguir su anhelada cuarta transformación. 

Entre decisiones controversiales, como el apoyo a Manuel Velasco para que obtuviera su licencia y volviera como gobernador, o el que la disminución al salario de los diputados se discutirá hasta el próximo año, hay ciertos sin sabores que le pueden costar en un futuro al Movimiento de Regeneración Nacional. 

A todo esto hay que sumarle la inexperiencia del nuevo equipo de gobierno, falta coordinación en las decisiones del movimiento. Mientras Esteban Moctezuma organiza foros y asegura que muchas de las cosas en la Reforma Educativa se tienen que mantener, los diputados de la coalición Juntos Haremos Historia sacan un exhorto para que el gobierno federal suspenda la evaluación docente. 

Hasta el momento no hay puntos rojos y el bono democrático de López Obrador sigue creciendo, pero lo que es un hecho es que la figura de un solo hombre, no bastará para asegurar el buen resultado de las cosas. La inexperiencia, la novatez o lo que sea que esté pasando al interior del nuevo gobierno, deberán matizarse pronto, porque el país no espera y los problemas se deberán atender a la brevedad.