La Taquería

Paridad numérica

Comparte este artículo:

Muchos aplauden el hecho de que en el Congreso de la Unión hay un número similar de hombres y mujeres, ¿pero con esto ya podemos decir que tendremos una verdadera paridad de género? Técnicamente que exista esta equidad en las Cámaras es producto de las cuotas de género, lo cual no es una medida mal intencionada, pero sólo causan que los partidos llenen las listas de candidaturas con mujeres que puede resultar en dos escenarios: 1) mujeres preparadas que por fin tendrán la oportunidad de poder formar parte de la vida política de México, o 2) mujeres que solo están para cumplir con la cuota, seguir las órdenes de su partido y que no necesariamente tienen la intención de contribuir en la legislación. 

Si nos fijamos en las 18 coordinaciones de bancada sólo una es mujer: Sasil de León por el Partido Encuentro Social en el Senado; y quién sabe si sí se quede debido a que el PES puede perder su registro como partido. En la Junta de Coordinación Política del Senado, 3 de los 11 integrantes son mujeres, y de la Cámara de Diputados todos son hombres. En las Mesas Directivas ya hay un poco más de diputadas y senadoras habiendo dos vicepresidentas de 3 en la Cámara Baja y una vicepresidenta de 3 en la Cámara Alta. Donde sí predominan dentro de las Mesas Directivas es en el puesto de secretarias, donde todas son mujeres a excepción de un hombre en cada Cámara. 

Así como en el próximo gabinete tendremos a Olga Sánchez Cordero, María Luisa Albores e Irma Eréndira Sandoval, que prueban estar altamente preparadas para sus puestos, así también se deberían de formar a todas las mexicanas para que puedan alcanzar su máximo potencial. 

Esperemos que las diputadas resulten ser del primer escenario y demuestren la falta que hacían para poder cambiar la política. No solo puede haber unas cuantas diputadas capacitadas; tienen que ser todas. La representación de las mujeres no se puede quedar en términos numéricos, también tienen que llegar a roles de alto nivel dentro del Congreso para que haya una verdadera paridad de género.