La Taquería

La “consulta” del NAICM

Comparte este artículo:

El tema de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) ha estado presente desde el año pasado, y aunque durante campaña López Obrador tenía la idea de cancelar por completo la obra, ahora ha decidido que el destino del aeropuerto se someterá a una consulta popular.

Javier Jiménez Espriú, próximo Secretario de Comunicaciones y Transportes, presentó dos opciones para el NAICM: continuar con la construcción en Texcoco o construir dos pistas y un aeropuerto en la Base Aérea Militar de Santa Lucía. Jiménez Espriú ya presentó algunas de las ventajas y desventajas de cada opción, y en la página oficial del presidente electo se puede encontrar un dictamen técnico con más de 200 documentos de análisis, pero sinceramente no creo que alguien se tome la molestia de leer todo eso. 

Por otro lado, hay dudas en cómo se va a llevar a cabo este ejercicio. López Obrador dijo que se realizará a finales de octubre, pero según el artículo 8 de la Ley Federal de Consulta Popular, éstas solo se pueden realizar cuando se celebren elecciones federales, es decir, hasta el 2021. También según esta ley, solo el Presidente de la República, el 33% de cualquier Cámara del Congreso o el 2% del padrón electoral pueden solicitar la consulta; AMLO es el presidente electo pero para ese entonces aún no habrá tomado protesta de su cargo, y no hay señales que se estén organizando las Cámaras o ciudadanos para solicitar que se haga la consulta. Entonces, ¿no va a ser organizado oficialmente por el INE?, ¿cómo va a estar formulada dado que solo se pueden poner preguntas que respondan ‘sí’ o ‘no’?, ¿la consulta es para todos los mexicanos o sólo los habitantes de la Ciudad de México? o en pocas palabras, ¿estamos hablando de una consulta o más bien de una encuesta?

Tener la decisión del NAICM crea una gran responsabilidad en nosotros para poder emitir un voto; pero también la opinión pública y medios de comunicación tienen que cumplir con un rol de difusión imparcial. Para mí esta consulta está muy por fuera de las manos de los ciudadanos, pero si se va a hacer se tiene un poco más de 2 meses para que mínimo se publique cada aspecto positivo y negativo de las opciones en mesas redondas, paneles con expertos, ruedas de prensa, etc. de manera accesible y entendible; y también para que se especifiquen los métodos y organización para realizar esta dicha consulta.