La Taquería

Atentado en Venezuela

Comparte este artículo:

El atentado ocurrido hace unos días contra Nicolás Maduro, es otro síntoma de una nación convaleciente por las malas decisiones de gobierno y el resultado de políticas externas que han vulnerado su soberanía. Venezuela es el país con más reservas de petróleo probadas en el mundo y es uno de los principales productores de la OPEP. Su política externa, desde tiempos de Hugo Chávez, se ha caracterizado por tener fuertes encontronazos contra Estados Unidos y otras economías occidentales. El problema es que las consecuencias de las sanciones y estrategias de estos países para desestabilizar Venezuela, lejos de tumbar al gobierno, lo que han causado es un incremento brutal en la inflación, el desempleo y por ende en la desigualdad social, con miles de personas migrando a Brasil y Colombia en busca de más y mejores oportunidades.

Aún y con la cuestionada refundación de la república en tiempos de Hugo Chávez, Venezuela siguió y sigue siendo una democracia vulnerable, como las mayoría en América Latina pero democracia al fin. La oposición lejos de unirse para hacerle competencia al régimen ha batallado elección tras elección con divisionismo en sus propias filas tanto en partidos de derecha, socialdemócratas e izquierda radical. Muchos gobernadores de provincias venezolanas, incluido Capriles son de la oposición, el tema es que para las elecciones federales han llegado a boicotearlas entregándole la mayoría a Maduro, en lugar de competir y tener de nuevo su mayoría como la tuvieron un año antes.

Fuera de teorías de conspiración el atentado contra Maduro solamente lo beneficia a él, legitima su figura frente a los seguidores y beneficiados por su partido el PSUV. No defiendo a Maduro ni a la oposición, pero esta segunda tiene la labora monumental de unirse y participar democráticamente, los problemas de Venezuela deberían resolverse en Venezuela y no convertirse en una lucha de poder y mediática internacional en donde los únicos perdedores son los propios venezolanos.