La Taquería

El día primero de julio

Comparte este artículo:

“En democracia no hay victorias permanentes ni derrotas para siempre”, es una frase que dijo Felipe Calderón hace 6 años al anunciar que el Presidente electo de esas elecciones  (2012) había sido el Presidente  Enrique Peña Nieto, se concretaba una transición de albiazules a tricolores. 

Lo que presenciamos el domingo fue una elección histórica por el grado de participación que hubo, los puestos de elección popular que estuvieron en juego, el voto de los jóvenes y el gasto millonario que se generó por la desconfianza que se tiene en nuestro sistema electoral , un sistema joven que tiene menos de 25 años.

La sorpresa fue el impresionante y arrasador triunfo de Andrés Manuel López Obrador quién confieso no fue mi candidato ni mi elección personal tanto para la Presidencia ni su partido para otro puesto de elección popular.

Retomando la frase de Felipe Calderón creo que AMLO alcanzó la mayoría absoluta y está a pocos escaños de senadores y diputados para tener 2/3 partes del Congreso a su favor, conquistó 19 legislaturas estatales, ayuntamientos y gubernaturas como la de Morelos y Veracruz así como la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, el primer Congreso de la CDMX y la mayoría de las alcaldías de esta entidad. Se dio el llamado voto parejo que pregonaba en “spots AMLO” y que tenía dos funciones el llamado voto de castigo a la clase política emanada del PRI y el ser una fuerza de cambio para dotar a López Obrador de autonomía y legitimidad.

No es un secreto a voces que me considero una persona con ideología política conservadora y que muchas de sus propuestas me parecen irresponsables y sin un sentido económico y político, empezando por los programas sociales.

Sin embargo como mexicano, espero que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador y este triunfo contundente, pueda satisfacer las expectativas de todo un pueblo que está habido de resolver temas pendientes que deja esta administración cómo lo es la creciente deuda, el enorme gasto corriente, la relación con Trump, las negociaciones con Canadá y Estados Unidos referente al TLCAN, por mencionar algunas.

AMLO se convierte en el Presidente electo con la mayor cantidad de votos en el siglo XXI con más del 53% de la votación, ello conlleva a una gran responsabilidad a no defraudar al elector que con esperanza y ánimo fue a votar, muchos pensaron (yo incluido) que el nuevo gobierno traería incertidumbre a los mercados, fugas de capitales, una mala relación con la iniciativa privada.

Otro agradecimiento que debemos de hacer es a las personas que hicieron posible la elección como los funcionarios de casilla que dedicaron buena parte de su tiempo a la preparación de la jornada electoral, a los representantes de partidos, observadores electorales nacionales e internacionales, autoridades electorales que brindaron ese día unas elecciones tranquilas y ordenadas.

Respecto a las casillas especiales esta es una facilidad que se otorga a los viajeros que están en tránsito, pero no es pretexto para que un trámite gratuito y sencillo como lo es la expedición de la credencial para votar (y ,que dicho sea de paso, para muchos se considera como  la tarjeta nacional de identidad) la obligación de todos es al mes de haber realizado un cambio de residencia (estudios, empleo, mudanza, etc.) se tiene que actualizar la credencial con nuestros datos es ahí donde empieza nuestra labor cívica ya que se contaban con las suficientes boletas en cada una de las casillas para los ciudadanos ahí inscritos. La autoridad electoral avisó por muchos medios de comunicación como redes sociales, prensa escrita, radio y televisión sobre las fechas en que era el límite para realizar cambios en nuestra información.

La autoridad electoral no puede por mandato de ley tener más de 750 boletas en una casilla especial. ¡Votemos y cambiemos nuestro domicilio en donde nos corresponde!

Ya para terminar le deseo el mayor de los éxitos a nuestro presidente electo, el licenciado Andrés Manuel López Obrador porque si el tiene una buena administración a nosotros de igual forma nos irá bien, el será el que dirija este país por 6 años y es nuestro deber cívico apoyarlo (y exigirle cuando así lo amerité la situación) para que el país vaya en buen camino.