La Taquería

Camino hacía la democracia

Comparte este artículo:

Cada quien sigue con sus obsesiones; cada quien sigue descalificando generosamente a los otros tres; cada quien demuestra un nacionalismo indispensable y deseable; todos acuerdan en la necesidad de unión nacional frente a las agresiones del diablo de la peluca anaranjada. Salvo por el candidato del PRI, el rechazo a la visita de Donald Trump a México es un excelente tema de coincidencia; faltó denunciar con más virulencia el trato denigrante a los migrantes. 

¿Será un sueño y una ilusión? Me pareció algo más aterrizado el debate de anoche, bajo la batuta experta de dos excelentes moderadores, que tuvieron el valor de plantear buenas preguntas, adicionales a las del público (que supongo habían sido cuidadosamente filtradas). No siempre son muy convincentes las propuestas y casi siempre están fuera de contexto los ataques personales. ¿Tendrá sentido acusar a AMLO porque su hijo fue a estudiar a España? ¿Ayuda a entender la política de migración saber que la mamá del candidato no sabe leer ni escribir? 

El debate fue más movido que los anteriores; permitió a cada quien reafirmar sus políticas básicas. ¿Habrá convencido a los electores? Por la tardío del horario (¡México es más futbolero que político!) supongo que la audiencia fue algo limitada. En una primera evaluación, confirmó posturas, no trajo sorpresas  significativas, pero fue menos acartonado que otras prestaciones similares. ¿Habrá modificado el voto de algunos electores? Lo dudo. Sin embargo, es un ejercicio necesario para el acercamiento a la democracia que tanto necesita México.