La Taquería

Los indecisos

Comparte este artículo:

A 66 días de las elecciones presidenciales, las piezas del juego aún están por definirse, y la certeza de un claro ganador no está nada definida, si bien es cierto que las encuestas muestran un claro primer lugar, a manos de Andrés Manuel López Obrador, existe un gran sector poblacional que aún no determina su decisión por el candidato que elegirá. Y este sector no es cualquier cosa, estamos hablando de un porcentaje de indecisos que ronda entre el 25-30% de la población con capacidad de voto, es decir, uno de cada tres sufragios no tiene la certeza electoral de a quien serán emitidos. Pero por si esa proporción no lo es suficientemente clara, veámoslo con mayor exactitud.

Para las elecciones del próximo primero de julio, el Instituto Nacional Electoral (INE) tiene registradas, en su Lista Nominal, a 89,434,997 personas con capacidad de voto. En promedio, para las elecciones presidenciales en México participa el 61.9% de la Lista Nominal, por lo que el número se reduce a 55,330,542 personas participando activamente en los comicios. 

Resultando al final en un total de 16,599,163 personas que votarán, pero aún no saben en quien depositar su confianza a través de su voto. Más personas que las que actualmente viven en el Estado de México, entidad federativa con mayor cantidad de habitantes, acorde al INEGI, en su última encuesta intercensal de 2015, donde se registraron a 16.2 millones de habitantes. 

O lo que es lo mismo, existe para estas elecciones presidenciales tantos indecisos como la cantidad de gente que vive en los siguientes estados juntos: Colima, Baja California Sur, Campeche, Nayarit, Tlaxcala, Aguascalientes, Quintana Roo, Zacatecas, Durango, Morelos, Querétaro y Yucatán. Sumando un total, entre todos los estados, de 16.96 millones de habitantes.

Así que podríamos decir que, de la cantidad de indecisos que tenemos para este año, existe la misma cantidad de ciudadanos viviendo en 12 estados juntos. Una cifra nada despreciable y que todos los candidatos presidenciales deberían considerar.

Sin embargo, a días de haber finalizado el primer debate presidencial, la certidumbre electoral no se clarifica con las presentaciones de los candidatos, cada vez parece más difícil precisar quién será el ganador de tanto voto indefinido e incierto, o las estrategias de cada contendiente por persuadir al electorado. La moneda aún está en el aire y todavía quedan dos meses de campaña, dos debates presidenciales más y una cantidad inmensurable de ataques y desprestigios entre los candidatos para lograr acaparar la mayor cantidad de indecisos, pero, sobre todo, colocarse como la principal preferencia electoral y, consecuentemente, ser el próximo presidente de México. 66 días se dicen fácil, pero en estas elecciones todo, absolutamente todo, puede ocurrir con tantas personas aún sin una decisión tomada.

Roberto Molina
Acerca de Roberto Molina
Estudiante de maestría en Ciencias Políticas por parte de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Actualmente me desarrollo como consultor, estratega y analista político, especializado en procesos electorales. Gran apasionado en el comportamiento humano y sus implicaciones en la política y sus procesos.