La Taquería

Banalidad Millennial

Comparte este artículo:

A medida que nos relacionamos de manera abstracta, más nos alejamos del corazón de las cosas y una indiferencia metafísica se adueña de nosotros mientras toman poder entidades sin sangre ni nombres propios. Trágicamente, el hombre está perdiendo el dialogo con los demás y el reconocimiento del mundo que lo rodea, siendo que es allí donde se dan el encuentro, la posibilidad del amor, los gestos supremos de la vida. 

Ernesto Sabato 

Existe una idea generalizada de que el éxito es cuantificable. Por el contrario, el éxito es personal, no es mercantil, es relativo; responde a la realización de objetivos individuales orientados por nuestras pasiones. Basta con ver el imperio de las redes sociales para entender el constructo social de la juventud.

No estamos exentos de los avances ocasionados por la globalización. En un marco de predominancia de las redes sociales y en donde la mercadotecnia juega un rol fundamental en la sociedad, es inevitable caer en la concepción equivoca del éxito. Sin embargo, el concepto que se tiene del éxito permite hacer una radiografía de la sociedad actual: En la juventud permea el miedo sobre la vocación; el individualismo sobre la fraternidad; el egoísmo sobre la solidaridad. 

Es sumamente complicado no caer en esa lógica. La hegemonía del mercado, que impone la necesidad de consumo es reflejo de ello. En tiempos de globalización desmesurada, los jóvenes somos los más vulnerables a seguir lineamientos impuestos por una sociedad de consumo; todo ello por pertenecer.

El sentido de pertenencia nos aleja de nuestra realidad personal. La visión de una vida feliz se resume a la adquisición de bienes materiales y a la aceptación de otros.

La banalidad millenial no es perenne. A pesar del panorama anteriormente expuesto, los avances tecnológicos y el constante flujo de información iluminan un futuro más equitativo. En política, por ejemplo, se respiran aires de cambio emanados de una juventud que aspira a mejores condiciones de vida y que poco a poco ha ido entendiendo que la colectividad, la otredad y la justicia deben imponerse en este México amorfo. Las formas de comportamiento se agotan cuando llega la decepción de la realidad.

Alonso Taddei
Acerca de Alonso Taddei
Administrador Público de profesión y candidato a maestro en Ciencia Politica por la Universidad Autónoma de Nuevo León. Joven activo, con inquietudes y apasionado de los viajes.