Internacional, Noticia

Gobernador de Florida pide renuncia de director de FBI por negligencia sobre Nikolas Cruz

Comparte este artículo:

El gobernador de Florida, Rick Scott, pidió este viernes la renuncia del director del FBI, Christopher Wray, luego que la agencia reconoció que pasó por alto una advertencia acerca de que Nikolas Cruz, el autor de la matanza en Marjory Stoneman Douglas High School.

En un comunicado, Scott criticó a la dependencia federal y señaló que “es inaceptable el fracaso del FBI para tomar medidas contra este asesino”.

La petición de Scott se produce luego de que Wray pidió disculpas a los familiares de las víctimas de la matanza y reconoció en un comunicado que la dependencia fracasó en sus protocolos al no haber actuado ante una alerta sobre Cruz y su “deseo de matar”.

El senador por Florida, Marco Rubio, también criticó a la Oficina Federal e Investigaciones (FBI), por separado, diciendo que era “inexcusable” que la agencia no siguiera los protocolos.

En un comunicado, Rubio señaló que el Congreso debería iniciar sus propias investigaciones sobre la masacre ocurrida el pasado miércoles en la escuela secundaria Marjoiry Stoneman Douglas de Parkland que ha conmocionado a los estadunidenses.

De acuerdo con un comunicado del FBI, Christophe Wray reconoció la seria falla y lamentó la revictimización de los familiares de quienes perdieron en la vida en ese ataque, así como de quienes resultaron heridos en una de las mayores masacres escolares en la historia de Estados Unidos.

La dependencia indicó que una persona cercana a Cruz contactó al FBI el 5 de enero pasado a través de la Línea de Acceso Público para manifestar su temor en torno al joven de 19 años, quien colocó en redes sociales imágenes que mostraban varias armas en su cama, así como el AR-15 que utilizó el miércoles.

Cruz compró legalmente el rifle semiautomático de asalto en febrero, cuando contaba apenas con 18 años de edad, y tampoco tuvo problemas para pasar el examen de verificación de antecedentes, pese a que ha sido señalado como alguien con desequilibrios emocionales y proclive a la violencia.

El FBI explicó que la persona que llamó dio información sobre la posesión de armas por parte de Cruz, su deseo de matar gente, su conducta errática y sus perturbadoras publicaciones en redes sociales, además de alertar sobre el peligro potencial de que llevara a cabo un tiroteo en la escuela.