La Taquería

#ElNidoDelGavilán: “El Mikelazo”

Comparte este artículo:

Mikel Arriola, candidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, en la semana se pronunció en contra de las parejas del mismo sexo y de la marihuana de uso recreativo en un mitin de su partido.

No se han hecho esperar los ataques a su persona y las acusaciones de vivir en el medievo en una capital de avanzada. La postura de Arriola es francamente polémica en una ciudad con valores progresistas a nivel mundial. 

Sin embargo, aunque muchos digan que Arriola sepultó su carrera política y sus aspiraciones a gobernar la ciudad, lo cierto es que está explorando una estrategia bastante rebuscada para competir.

Dicha estrategia es apelar a valores conservadores para tumbar el voto del panismo en la ciudad, sí, el voto del PAN que no quiere al PRD, que no quiere a Alejandra Barrales y que no cree ni quiere valores progresistas en la ciudad.

El PRI históricamente no figura en la Ciudad de México, pero ahí está la apuesta, revalorizarse apelando a un público conservador, mayoritariamente del PAN, que ciertamente no es el mismo que en Guanajuato o Nuevo León.

Quien debe estar celebrando este Mikelazo es Claudia Sheinbaum que aspira a ganar la ciudad compitiendo con Barrales de cerca. Si Arriola es capaz de robarle votos al PRD, MORENA ganará la ciudad casi con el 40%.

En una semana donde el PRI tiene pinta de Titanic, con un presidente que tiene menos carisma y arraigo que un tanque de gas LP y donde Meade tiene la sombra de Francisco Labastida muy de cerca, este tipo de comentarios no solo le afectan a nivel Ciudad de México, sino nacional, donde ni apelando a “la familia” y “los valores” se sacan de encima la loza de escándalos.

El afamado jugador de cesta vasca, jai alai, Arriola, es quizás lo mejor que pudo mandar el PRI a una ciudad donde perder ya era el resultado conocido. Aun así, reprochable y criticable que se usen estos temas donde la Corte ya habló, para dividir al electorado y armar show político.

Lo dicho, dicho está.