Nacional, Noticia

INE me persigue como a un delincuente.- Bronco

Comparte este artículo:

Ante las irregularidades que se le han señalado en torno al acopio de firmas para su candidatura presidencial, el Gobernador de Nuevo León con licencia, Jaime Rodríguez, defendió la validez de sus apoyos y acusó al INE de una persecusión.

Al arribar a la Ciudad de México, Rodríguez fue abordado en el aeropuerto, donde habló de las dificultades a las que se han enfrentado para recabar firmas y que no tienen acceso a la información que ingresan los gestores.

“La aplicación fue una buena idea, sin embargo, ellos no previeron que esa no la manejamos nosotros, nosotros no tenemos acceso a la información que tiene el INE, y esa es una dificultad porque nosotros no podemos saber quién nos hace o no alguna trampa”, argumentó.

Sobre las denuncias que se han interpuesto ante el INE y la Fepade por el acopio de firmas por parte de funcionarios en horario laboral, el Mandatario estatal con licencia señaló que son libres de participar siempre y cuando no empleen recursos públicos.

En cuanto a los reportes de fiscalización del INE sobre anomalías en sus gastos, estimó que gastará cerca de 20 millones de pesos y acusó una persecución por parte del organismo electoral.

Rodríguez fue cuestionado también sobre el planteamiento de que los aspirantes independientes a la Presidencia se unan bajo la figura de uno de ellos.

Es algo que tenemos que platicar”, dijo.

Incluso, señaló que se reunirá el jueves con el aspirante presidencial Armando Ríos Piter y que buscará un encuentro también con la ex panista Margarita Zavala.

Añadió que en esta visita a la Ciudad de México, donde estará hasta el jueves, sostendrá reuniones con empresarios, con jóvenes de redes sociales y que buscará reunir firmas en lugares de encuentro como iglesias y cantinas.

Jaime Rodríguez afirmó que su homólogo de Chihuahua, el panista Javier Corral, es un hablador al que el Gobierno federal calló con dinero.

Sostuvo que la lucha del panista no fue contra la corrupción, sino por recursos económicos.

Aseguró que el chihuahuense chantajeó a la Federación, que finalmente accedió a transferir al Gobierno estatal un adeudo de 900 millones de pesos.