La Taquería

#ElNidoDelGavilán: “Bienestar para el Alma ¿De quién?”

Comparte este artículo:

En una alianza de ciencia ficción y con nombre de libro motivacional, MORENA, el PT y el PES sellaron una de las alianzas más inverosímiles en la historia para la Presidencia de la República.

Una alianza abierta a ideas y convicciones en palabras de los firmantes es una apuesta interesante pero frágil en términos de propuestas.

¿Cómo conciliar un partido de tendencia comunista, el neocardenismo de Andrés Manuel y la convicción abiertamente conservadora del PES?

Obviamente es una alianza pragmática, donde lo ideológico pasa a un segundo término. Sin embargo, ¿Qué gana MORENA con el PES? ¿Qué ofreció Hugo Cervantes? En Veracruz, el PES obtuvo algunos resultados interesantes, sin embargo, en el resto de la República no ha tenido un impacto significativo.

El profesor Anaya, el más sensato de la coalición, sabe que la alianza le asegura el registro y en suma quizás algunas senadurías.

Sumar al PES es una jugada riesgosa para Andrés Manuel que goza con el amplio apoyo de la intelectualidad, especialmente en la Ciudad de México, y que jamás apoyarían a un grupo vinculado a una religión.

Alguien en MORENA está apostando a la religiosidad de la ciudadanía como una manera de entrar en ese mercado de clase media que le ha negado la entrada por “rojo”.

El equipo de AMLO en perspectiva se ve con gente de distintas corrientes, lo cual es algo bueno pero el albergar a tantas visiones puede ser peligroso para su campaña. 2018 es el año de las alianzas sui géneris y el pragmatismo a toda costa en todos los partidos. Queda en ver cuánto le suman el PT y PES a AMLO que sigue al día de hoy, el candidato a vencer en 2018.