La Taquería

Costoso Ignorar el Cambio Climático

Comparte este artículo:

Para nadie es secreto que nuestro planeta está pasando por un proceso de cambio que no podemos negar y del cual podemos ser testigos a nivel local y nacional con los constantes y bruscos cambios en la temperatura, las cada vez más largas temporadas de calor y el creciente incremento en la cantidad de huracanes y demás fenómenos que se han presentado en mayor medida de forma anormal en los últimos años. El tema por su naturaleza es ampliamente debatible, hay muchísimos estudios de científicos y ambientalistas financiados por importantes instituciones educativas y gobiernos que respaldan la idea que el cambio climático es generado por las actividades humanas y estas tienen una repercusión en la frecuencia en la que ocurren ciertos fenómenos meteorológicos.

Por el otro lado también hay estudios y teorías de otros investigadores que dicen todo lo contrario y niegan la relación del cambio climático con los fenómenos meteorológicos anormales y demás, pero es importante señalar que la gran mayoría de estos estudios proviene como resultado de fondos financiados por las propias empresas contaminantes que ofrecen recursos a aquellos con interés en investigar la no relación de estos fenómenos con el cambio climático.

Independientemente del alcance real o no que tienen las actividades humanas en el clima y de los efectos reales del cambio climático la realidad de las cosas es que no podemos negar que las cosas están cambiando. Para darnos una idea de la magnitud del problema en el año del 2016 se tuvo el registro como el año más caluroso desde que se guarda registro e inclusive la ONU señaló un incremento de 1.2 grados Celsius en la temperatura promedio desde el periodo preindustrial.

El acuerdo de París (adoptado diciembre 2015, vigente desde noviembre 2016) busca limitar el aumento en la temperatura mundial promedio a menos de 2 grados Celsius para fines de siglo pero el problema es que países como los Estados Unidos, que es el segundo contaminante a nivel mundial se han salido del acuerdo e inclusive, el propio Trump, niega en gran medida la siquiera existencia del cambio climático y prueba de ello lo podemos ver en la reducción presupuestal e inacción del gobierno por medio de sus agencias dedicadas al cuidado del medio ambiente.

Este tipo de acuerdos no son nuevos, en 1992 se adoptó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y en 1997 se celebró el Protocolo de Kyoto donde también Estados Unidos no cumplió al no ratificar este tratado. Uno de los argumentos principales de aquellos que se niegan a actuar contra el cambio climático es que el buscar detener las emisiones de El no darle la atención necesaria al tema puede traer costos más elevados que los que se tendrían si se decidiera invertir en tecnologías e implementar medidas para reducir la contaminación.

Según cifras del Banco Mundial para el 2030 las consecuencias del cambio climático podrían sumir en la pobreza a 100 millones de personas adicionales, los efectos de los desastres naturales actualmente equivalen a pérdidas de 520,000 millones de dólares anuales y suman a 26 millones de personas a la pobreza cada año. Soy un convencido que, aunque si bien el gobierno tiene un rol fundamental en legislar e implementar medidas pertinentes también es responsabilidad de los ciudadanos buscar las formas de contribuir y reducir nuestra huella de carbono así como también presionar a las empresas con nuestros hábitos de consumo a que también lo hagan.