Nacional, Noticia

Testigos en contra de Hernández, muertos o desaparecidos

Al puro estilo de la mafia, de los 5 testigos que podrían declarar en contra del el ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, 2 fueron asesinados en el 2016, uno se suicidio en mayo del 2014 y otro fue levantado y se encuentra desaparecido desde hace poco más de un año. Solamente Feliciano Reyes Pérez, activista y quien el 31 de enero del 2005, presento una denuncia en contra del ex gobernador, se encuentra con vida.

Eugenio Hernández, está acusado de adquirir, a través de prestanombres y a precios subvaluados, mil 600 hectáreas en la zona portuaria de Altamira, mismas que pertenencias al patrimonio del Estado de Tamaulipas.

En noviembre del 2013, la Procuraduría de Tamaulipas llamó a declarar a los testigos de los delitos de Hernández. Los que se presentaron a declarar fueron Aurelio Parra Bustos, chofer y asistente de Fernando Cano Martínez, quien fue prestanombres del también ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington. Casimiro Mora Vázquez, quien fuera el asesor financiero de Alberto Berlanga Bolado, ex titular de Puras Públicas durante la administración de Eugenio Hernández.

Los otros dos que se presentaron a declarar fueron Ramiro Higuera Martínez y Edgardo López Munguía, quienes asesoraron a Cano y a Berlanga en la compraventa de los predios en Altamira.

Cuando testificaron en noviembre del 2013, Mora Vázquez, aseguro ante el Ministerio Público que Berlanga lo había amenazado de muerte. 

Los cuatro testigos tuvieron finales trágicos y al puro estilo de la mafia italiana, puesto que en el 2014, Higuera Martínez se sucedió de un balazo en el Palacio de Gobierno de Tamaulipas, en esa entonces era trabajador en la Secretaría de Finanzas.

Mientras tanto, Mora Vázquez, fue “levantado” y descuartizado el 12 de junio del 2016 y el 16 de agosto del mismo año, López Mungía fue secuestrado y dos días después su cuerpo fue encontrado. El 2 de noviembre también del 2016, Parra Bustos, fue “levantado” y no ha sido encontrado hasta el momento.

Aunque solamente el activista, Feliciano Reyes Pérez, acudirá a declarar en calidad de testigo y por lo mismo no habrá suficientes pruebas para ratificar los cargos en contra de Hernández, esto no significa que el ex mandatario tamaulipeco quede libre, pue todavía sigue sujeto a un juicio de extradición a los Estados Unidos, por los delitos de lavado de dinero y fraude bancario.