La Taquería

El TLCAN, de condena milenaria a botín político

El nombre de Carlos Salinas de Gortari nunca habia tenido tanta relevancia en los pasados 20 años como en estos momentos, ya que el Tratado de Libre Comercio de America de Norte esta en un proceso de re negociación, donde tanto Estados Unidos como Mexico buscan hacer cambios que  favorezca a sus economías, pero especialmente a sus actuales presidentes.

Tanto el presidente Peña como el presidente Trump atraviesan crisis políticas que no son menores, por un lado, Peña goza de numeros desfavorables en su percepcion ante la opinión pública y el PRI esta en riesgo de perder la presidencia, mientras que Trump está bajo fuego por los reciente sucesos en Charlottesville, Virginia, donde se manifestaron grupos supremacistas blancos quienes apoyan a Trump, donde uno de ellos arrolló a una multitud que protestaba contra ellos, asesinando a una activista. Mas alla de este suceso el magnate no ha gozado de numeros elevados de aprobación, pero actualmente atraviesa un punto crítico.

Ambos tienen la presión de articular negociaciones que busquen principalmente ser alimento mediático a su aprobacion, es por ello que se busca de parte del gobierno mexicano una negociación que sea un impulso para quien pueda ser su candidato. La formula perfecta para Peña seria que el acuerdo traiga beneficios económicos y de inversión al pais, los cuales despues serian manejados por quien tentativamente será el candidato priista, que todo apunta será José Antonio Meade.

Trump por su parte tiene una situación  distinta, pues inclusive su asesor estrella y figura controversial Steve Bannon ha declarado que el tema de la balanza comercial con México no es prioritario sino el tema de la guerra comercial con China, pues a largo plazo podría dañar aún mas las finanzas de los Estados Unidos.

Hay otro personaje que ha hecho una lectura correcta de esta situación y busca sacarle provecho : AMLO.

El lider de MORENA y por el momento candidato presidencial con más reflectores, ha declarado que debe ser el próximo presidente quien renegocie el TLCAN, pues declaro: “Peña es un mandatario débil” y asume la negociación será desfavorable para el pais. El problema para la oposición es precisamente el escenario favorable, pues desarticularía el argumento de que la economía va en picada y México esta en un ambiente apocalíptico como se presento en tiempos del reciente gasolinazo.

Los tiempos han cambiado y la lectura del TLCAN también. Lo que en un momento fue un acto de traición del entonces presidente Salinas, ahora se convierte en un botín politico que todos los actores que aspiran a la presidencia quieren probar, pues de ello puede depender si ganan la presidencia y de la estabilidad económica que hereden. Salinas ha cambiado de ser un enviado del imperio a un visionario en ojos de algunos.

Ese tratado que hundiría al pais al subdesarrollo se ha convertido en el que nos saque de el, cambiando toda la lectura y discurso politico de la izquierda, pues históricamente se han opuesto a él.

No significa que estos acuerdos comerciales sean la salvación del trabajador mexicano, pero de no existir , su situación seria aún peor. Quién diría, la maldicion resultó bendición con el paso del tiempo.