Local, Nacional, Opinión y análisis

Independientes: La nueva moda

En recientes años el sistema político dedocrático y alineado que imperaba en México durante el siglo XX se tornó impráctico o mejor dicho pasado de moda. Las modificaciones a la ley electoral 2012 y lo acontecido por el gobierno estatal de Nuevo León en las elecciones de 2015 fueron el parteaguas y mecha alentadora hacia la independización partidista. Para el resto de la masa política con aspiraciones de continuar en la contienda electoral vieron esto como una alternativa para seguir viviendo del erario público.




Dejando un mensaje un tanto esperanzador, y es que si el partido no ampara una continuación en la administración pública, la vía más fácil y rápida de preservación política es la independencia partidista. De deslealtad están llenas las filas de candidaturas independientes, limerentes a obtener el poder bajo la ideología de renovación y regeneración. Creyéndose exentos de los errores de sus antiguos partidos y capaces de ser el verdadero cambio anti sistémico.

Desertores en su mayoría, provenientes de alguno de los principales partidos políticos que predominan el poder en el actual sistema y que actuaron como limitantes con la subsistencia de su liderazgo, ya sea excluyéndolos de contiendas internas o candidaturas de elección popular.

La historia comienza en el 2013 con Raúl de Luna Tovar en el municipio de General Enrique Estrada, Zacatecas, convirtiéndose el primer candidato independiente en obtener una alcaldía en la historia del país, ex panista, que vio sesgada su carrera al negársele su participación.

Pero el caso más sobresaliente se lo lleva Nuevo León, posicionando al primer gobernador apartidista, en una de las victorias más contundentes de la historia del estado, ex priista que aprovechó una ola de situaciones y errores de su antiguo partido que favorecieron su éxito.

Muchos pensaron que la tendencia se limitaría a cuestiones locales y casos aislados, pero lo acontecido con el nuevoleonense Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, propició una reforma en la ley electoral en 2015 cuya intención central fue la de obstaculizar y detener el frenesí independiente que acechaba las elecciones estatales de 2016.




Sin embargo, esta regulación, llamada Ley Anti-Bronco, se quedó corta y la capacidad para limitar el auge de los independientes a lo largo y ancho del país no cumplió su objetivo. Al parecer el apogeo independiente alcanzará hacerse presente en las elecciones del 2018.

Y en algunas encuestan los colocan entre los primeros lugares de preferencia ciudadana, variando según el candidato, pero el peso opositor que representan los independientes mantiene su valor electoral. Ampliando el abanico de opciones en la boletas electorales incidiendo directamente en las prebendas de los partidos, siendo la dilución del voto el principal daño.

La libre competencia y el contrapeso de una oposición fuerte son elementos esenciales en el camino a la construcción de la democracia en México, pero no se puede constituir un país más democrático con una oposición formada a partir de caprichos y obsesiones por el poder.

La idealización de las candidaturas independientes y sus supuestos líderes mesiánicos se alejan de la verdadera necesidad democrática de la ciudadanía y los constantes cambios anti-sistémicos, que se han extendido por todo el mundo, alimentan el hartazgo de una sociedad cada vez más alejada de las urnas.

En mi opinión, el respaldo que reciben las candidaturas independientes es más una forma de protesta social hacía los partidos que un apoyo incondicional al candidato y que ha incrementado por la ineficiente administración federal en turno, sin embargo, muchos errores han acarreado todos los partidos: casos de corrupción, despilfarros económicos y deudas desorbitantes, aumento de la pobreza y obras públicas en mal estado, haciendo que las candidaturas independientes sean más una consecuencia que una solución al mal gobierno pero manteniendo las mismas malas mañas de las filas que integraban.

Esta moda independista no distingue de colores partidistas y es que desde 2013 la cantidad de políticos que escaparon de las filas de un partido aumenta exponencialmente, al parecer cada vez más son los iluminados, por una divinidad democrática, que los hace reflexionar y decidir desistir de su partido para ser la solución a los problemas de México.

Pero este camino a la democratización mexicana será difícil y largo con un reto sin precedentes, pero el primer paso será superar este periodo de transición donde los independientes provengan de los partidos usada como una válvula de escape y seguir en las contiendas electorales al del uno más civil y moralmente comprometido con la ciudadanía, al candidato naciente de la necesidad misma de la comunidad y aquel que anteponga los intereses que beneficien a México y no los de su persona.




Aún estamos lejos de llegar a este punto y más aún de tener el primer presidente de la republica de origen independiente, sin embargo, este proceso alienta a la ciudadanía a ser más participe de la vida política del país y de formar parte de las soluciones para mejorar la situación que lleva años aquejándonos, el 2018 seguirá siendo de algún partido predominante y los independientes como mencione absorberán una proporción de votos de dichos partidos, pero si la tendencia continua con el aumento del frenesí independiente y la ciudadanía lo hace suyo, en 2024 está podría ser otra historia y México se consolidaría como un país más democrático.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”